Diario

¡Felices 4 años!

Hoy cumplo 4 años desde mi primer post, miro atrás y pienso lo diferente que era mi vida en ese entonces; todo ha cambiado y sin embargo sigo estando segura que no hay mayor felicidad que estar bien contigo misma. “Quieres ser infeliz, trata de quedar bien con todos” cuando lo escuché por primera vez no le tomé importancia pero con el tiempo me he dado cuenta de la verdad y certeza de esta frase. 
Hace 4 años jamás hubiera soñado que este blog me traería tantas satisfacciones personales y profesionales, ha sido todo una gran coincidencia y también la suma de muchas noches de desvelo escribiendo, soportar envidias, que la gente me este copiando, etc. Siempre con la premisa de ser la mejor versión de mi misma, para mi la competencia es siempre conmigo, hago lo que a mí me gustaría ver en un blog y creo que esa es la clave del éxito durante los años. 
Cuando la gente me pregunta ¿Cómo le haces para que te inviten a fiestas, para que te manden regalos, para hacer de tu hobby un estilo de vida? En mi cabeza respondo ¡Años de trabajo y estudios! El éxito no llega de la noche a la mañana, bien recuerdo cuando mi Mamá italiana, Annagemma Lascari me dijo: “Se empieza sirviendo champagne para poder después ser por tú por quien brinden”. Que razón tenía, tuve que empezar desde cero para entenderla. Si hiciera un libro de todas las aventuras que he pasado, de todas las experiencias que tuve en Milán hasta hoy, necesitaría al menos un par de tomos para escribirlo. 
Quiero darle las gracias a cada una de las personas que me escriben, me llenan de emoción sus mensajes, sus correos, su tuits, es increíble el impacto del internet y la televisión, ni en mis más lejanos sueños pensé que fuera posible que gente de toda Latinoamérica me escribiera. 
También quiero darle las gracias a todas las marcas y agencias de PR que durante los años han estado al pendiente de mi trabajo, nutriéndolo de contenido. 
Hace cuatro años tenía un novio que no creía en mí, de hecho quien me lee desde el principio puede notar que básicamente mis primeros posts eran para hacerlo enojar o echarle indirectas (“la madura” , me decían). Un día me dijo que si quería estar con el necesitaba no ser exitosa porque el no podía estar con alguien más exitosa que él, cuando terminamos me dijo que era por mi ambición, que mis sueños no se iban a hacer realidad.  Sus palabras me dolieron mucho, pero hoy con los años me doy cuenta que sin esa “ambición” hoy seguramente no estaría con un programa de TV en puerta y uno de los blogs más leídos del país, haciendo lo que más amo, que es escribir y viajar por el mundo. 
Si algo le debo a LA MODAYA es el aprendizaje que no hay anhelo imposible, los miedos y la incertidumbre están en cada una de nosotras, es una opción personal lo que decidas hacer con ellas; te destruyen o te construyen. 
Es hora de brindar con champagne … ¡Gracias por estos cuatro años! 
Daya Ruiz @lamodaya 

Ad Space

You Might Also Like