Diario

Un año sin propósitos

IMG_3810

Un mes sin publicar nada. Un mes me tomo ordenar mi vida desde cero, llevaba años queriendo hacer una limpieza de todo: closet, blog, correo, tarjetero, redes sociales, libros … Por primera empiezo un año sin propósitos. Buscando qué proponerme me di cuenta de algo que me costo mucho trabajo aceptar; gasto demasiado tiempo, esfuerzo y energía en hacer feliz o estar bien con los demás. Quizá las monjas del colegio me dijeron tantas veces que “la verdadera felicidad esta en ayudar al prójimo”  que lo estoy llevando a contextos desproporcionados, es hoy que tengo 30 años que me doy cuenta que no a todos les voy a caer bien y que no puedes estarte preocupando porque todos siempre estén en sintonía con tu persona. 
Llevo tantos años obsesionada con superficialidades …que creo que finalmente tengo que aceptar que tengo que dejar de culpar el pasado y dejar de agobiarme por el futuro. Más allá de propósitos, finalmente empiezo a aceptar todas las cosas que me duelen o me incomodan para así poder cambiarlas, si eso es lo que YO quiero, no lo que LOS DEMÁS quieren. 
¿Cuánto tiempo de tu vida empleas en preocuparte por lo que tu vecina, compañera de trabajo, mama, esposo, novio, hermana, prima, enemiga, jefe, etc. piensan de ti? Yo, mucho. 
¿Qué me he ganado a cambio? Gastritis, mal humor, pero sobre todo he perdido mi TIEMPO. Y el tiempo desafortunadamente no se puede regresar, pero afortunadamente se puede aprender a aprovechar. 
Así que querida amiga lectora, que me has acompañado en mis crisis personales, éxitos y aventuras durante los últimos ya casi 5 años, te confieso que este 2015 finalmente empiezo a aceptarme como soy. Suena fácil pero … ¡como cuesta trabajo! 
Daya Ruiz @lamodaya

Ad Space

You Might Also Like